Hace treinta y cuatro años que escribo para los periódicos y tengo la suerte de vivir de lo que es mi vocación. Siempre me han apasionado el periodismo, la política, la historia y la literatura. Ahora, a los cuarenta y seis, he decidido ser el editor, el director y el redactor de una publicación en la cual yo soy el primero, el último y el único responsable y financiador: Diari de la desconnexió. Si están leyendo estas líneas, sean bienvenidos. Este blog es su periódico.

¿Por qué este blog? Porque el periodismo está cambiando a gran velocidad y hay que volver a los orígenes, a caballo de las tecnologías que ahora tenemos al alcance y que permiten llegar a mucha gente de manera asequible. El periodismo siempre ha sido un asunto personal, eso significa una actividad basada en el prestigio de personas concretas con nombres y apellidos. ¿Recuerdan ustedes las películas clásicas del far-west donde siempre sale un periodista-editor-impresor que quiere publicar lo que pasa en el pueblo? Hoy, el espíritu de aquellos antiguos hombres de prensa se puede encontrar, sobre todo, en webs realizadas por equipos reducidos y blogs personales, ofertas nacidas al margen de las lógicas de las grandes corporaciones del sector.

El periodismo, en general, atraviesa tres crisis a la vez: de modelo de negocio, de lectores jóvenes y de credibilidad. Es la hora de buscar nuevos caminos, de explicar bien las cosas que están pasando y de respetar el compromiso fundacional de la profesión: interpretar los hechos sin desfigurar la realidad y sin faltarle el respeto al lector. Los periodistas no salimos muy bien parados en las encuestas donde se pregunta a los ciudadanos sobre la calidad de la democracia. La reconstrucción de la confianza en el periodismo vendrá de un ejercicio de humildad y rigor al mismo tiempo: la influencia mediática ya no es lo que era durante el pasado siglo XX, pero eso no debe servir de coartada para convertir la verdad en un elemento ornamental.

¿Por qué un blog de crónicas políticas? Porque somos animales políticos, porque la política –Hannah Arendt dixit- está en todo, porque tengo conocimiento de este ámbito informativo y porque vivimos un momento político especial y sin precedentes en Catalunya. La desconexión a la cual hace referencia la cabecera de esta publicación tiene que ver con un concepto que ya he explicado en algunos artículos: una parte activa y central de la sociedad catalana ha desconectado mentalmente de los poderes de España y ha iniciado un camino para alcanzar democráticamente un objetivo nuevo: la creación de un Estado catalán independiente. La libertad siempre empieza dentro de la mente de la gente, un dato que, en el caso catalán, certifican muchas encuestas.

Para hacer buen periodismo, hay que dejar las cosas claras desde el comienzo, como hacen los anglosajones: soy periodista y soy un ciudadano con valores, ideas e intereses, como el resto de periodistas de todo el mundo. También soy catalán y soy partidario de que Catalunya se pueda convertir en una nación independiente en el marco europeo, de manera pacífica, democrática y -si es posible- pactada con los poderes españoles. Además, soy de la opinión que no se trata únicamente de construir un Estado, también tenemos la obligación de dotarnos de una democracia de mucha más calidad, con un mejor equilibrio entre los poderes y más garantías para los ciudadanos. En este sentido, he tomado partido por un proyecto. En eso no soy nada extraño: la mayoría de periodistas españoles (y un montón de periodistas catalanes) son partidarios de mantener Catalunya dentro de España. Hay que decir que no estoy solo, todo lo contrario: hay muchos periodistas catalanes que han expresado públicamente su deseo de ver que la nación catalana alcanza la categoría de nuevo Estado europeo. De las causas de todo ello iremos hablando en este blog.

No escondo mis ideas, pero quiero hacer una precisión importante: no hemos venido aquí a hacer propaganda. Todo el mundo -sea próximo o lejano a lo que piensa el periodista- merece ser criticado o elogiado en función de sus actuaciones y de acuerdo con el punto de vista de quien firma. Eso es lo que da credibilidad. Para evitar dudas y desinformaciones, enseño todas las cartas: no milito en ningún partido político ni en ningún sindicato, soy socio y miembro de la junta nacional de Òmnium Cultural, soy patrón de la entidad Foment Vilanoví, mis ingresos principales provienen de mi trabajo como profesor en la Facultat de Comunicació Blanquerna de la Universitat Ramon Llull y de mis colaboraciones en el diario La Vanguardia, no soy socio de ninguna productora de televisión, no tengo segunda residencia, soy usuario de Renfe y soy afortunado de tener amigos muy variados con los cuales no coincido en todo. Valoro más las actitudes que las ideas, siempre y cuando éstas no estén basadas en el menosprecio de los derechos humanos y el enaltecimiento de la violencia.

En resumidas cuentas: no soy imparcial ni neutral pero intento tratar los hechos con el máximo respeto y no quiero pintar escenas donde la verdad sea una resonancia vaga y lejana. Bill Kovach y Tom Rosenstiel, dos prestigiosos periodistas y profesores de Periodismo estadounidenses, han escrito que “ser imparcial o neutral no es un principio esencial del periodismo”, todas las empresas y todos los profesionales del gremio tienen una línea editorial, una tendencia, un punto de vista y unos intereses. Quien diga que eso no le convierte forzosamente en parcial miente. Pero ser parcial no implica escribir desde la trinchera. Marie Gallagher, una columnista conservadora que estos dos autores citan, explica la diferencia entre un periodista que tiene opinión propia y un propagandista: “Yo no quiero manipular a mis lectores, lo que quiero es revelarles, comunicarles el mundo tal como yo lo veo”. Lo suscribo. En este sentido, Gallagher añade un matiz muy importante, que yo hago mío: “Entiendo que es posible ser un periodista honrado y ser leal a una causa. No es posible ser un periodista honrado y ser leal a una persona, partido político o facción”. Esta distinción es fundamental. La clave para buscar la verdad no es la neutralidad sino la independencia. Concretemos: independencia de criterio y económica. Según Kovach y Rosentiel, el modelo sería una “independencia comprometida”. Que es lo mismo que intentar contradecir aquella frase terrible atribuida a Karl Kraus: “no tener una idea y poder expresarla: eso hace al periodista”. El resto es discutir sobre el sexo de los ángeles.

Este blog, Diari de la desconnexió, quiere hacerles llegar noticias y comentarios sobre este tiempo de grandes transformaciones y este pequeño país que busca un futuro, sin perder de vista que Catalunya forma parte del mundo global y que el presente es -quiérase o no- el yunque de la Historia y el depósito de miles de pequeñas historias.

Tagged with:
 

28 Responses to Un asunto personal y un aviso: no soy neutral

  1. Felicitats per la iniciativa. És l’hora de parlar clar.

  2. Mercè Bassolas dice:

    Li agraeixo la publicació d’aquest blog i des d’avui en serè una assídua lectora. Les seves opinions a La Vanguardia són de les poques que em reconcilien amb aquest diari i no me les perdo mai. Moltes gràcies.

  3. Joan A Ferran dice:

    Potser la millor forma de pervivència del periodisme sigui aquesta, lluny de la fèrula dels imperis mediàtics.

  4. Xavier Diez dice:

    Benvingut al desert virtual. I a la dissidència invisible.

  5. Bernat dice:

    … i jo estic encantat de poder seguir-te llegint.
    M’agrada i em té captivat el teu raonament a les teves opinions i reflexions.

    Gràcies per la iniciativa.

    Salutacions,
    Bernat Gispert

  6. López dice:

    Seguiré amb interès el seu nou diari. Gràcies. Una abraçada.

  7. enric dolcet dice:

    Per fi algú que no pretén ser neutral. Felicitats, moltes felicitats per l’ofici. Especialment per nosaltres, els lectors

  8. Marc Bilbeny dice:

    Sempre ve de gust llegir els teus comentaris, que d’altra banda acostumen a coincidir amb el meu pensament. A petita escala jo també faig la crònica diària en clau independentista. Benvinguda sigui la Desconnexió

  9. Mercè Masnou Ferrer dice:

    Fantàstic!
    Un punt de vista a seguir a partir d’ara mateix.
    Benvingut al meu entorn de referència!!!
    🙂

  10. Jaume Mestre dice:

    Felicitats per l’iniciativa, ja te un altre seguidor i gracies per exposar la seva opinió ben clara.

  11. Enric dice:

    Moltes felicitats per la iniciativa, i gràcies!!!!!, si, gràcies per compartir els teus coneixements, opinions i pensaments.

  12. Josep-Manuel Rafí dice:

    Moltes felicitats per la iniciativa Francesc Marc, directe als preferits per seguir el dia a dia del nostre país.

  13. Cristina dice:

    Me n’alegro de la teva decisió, sempre he valorat les teves opinions i informacions periodístiques. Et segueixo des de fa molt anys i ho seguiré fent des del teu blog que segur que ens aportarà una mica més de llum a tot aquest procés que ens genera tants dubtes. M’atreviria a fer-te una recomanació per a la millor amenitat dels teus post i és que millor que siguin més freqüents que no pas massa extensos, pensa que els que cerquem informació anem a diferents fonts i de temps sempre en falta. Felicitats i endavant!

  14. Carles Macaya dice:

    Amic Francesc.
    Comparteixo gran part de les tevés afirmacions.
    Ara visc a Mèxic i participo d’una tertulia els dijous on precisament es parla de la funció del periodismo.
    I a mes és una tertúlia (“café filosòfic”, en diuen) on hi participa gent jove i gent que no ho és tan.
    Dialogàvem precisament de la necessitat o pervivencia de la prensa escrita.
    N’hi ha qui diu… “Ah, todavía existe?”
    N’hi ha qui diu que el paper escrit, a més, té altres utilitzacions més banals…
    Seguiré aquest bloc i m’agradaria obrir-lo als meus contertulians… fins i tot t’animaria que participessis un dia en la nostra tertúlia parlant d’aquest tema.
    Massa sovint el periodismo actual està al servei de les oligarquies i les dictadures financeres…
    Pregunta: s’han de pagar els serveis periodistics digitals?
    Enhorabona per la iniciativa!!!

  15. Ramon Mora dice:

    Saber d’aquest blog és la primera bona notícia que tinc avui. El seguiré habitualment!

  16. Joan J.Castell dice:

    Felicitats i seguiré amb interès el seu nou diari. No em perdo cap de les seves intervençions a El Mon de Rac1. Moltes gracies pel seus comentaris.

  17. Marina dice:

    Me n’alegro molt de la teva decisió. Fa anys vaig arribar a la conclusió de que fer de periodista havia d’anar lligat a buscar-se les garrofes amb altres feines. Et llegiré amb molt d’interés.

  18. Vicenç Valls dice:

    Gràcies pel diari. A partir d’ara estarà guardat a ‘preferits’ del meu navegador.

  19. Rafael Robledo Margalef dice:

    Francesc, tot el que dius sobre la imparcialitat està molt bé i cal que ens ho creiem peró son massa les vegades on tot volta a l’entorn dels dictats del departament comercial de qualsevol mitjà de comunicació que ara et puguis imaginar.
    La censura politica pot ser més fàcil de descobrir per evident o directa o simple o el que vulguis, però les “apreciacions” del departament comercial i l’interès en el contracte de torn és molt més dificil de questionar.
    Per aixó ja som molts que tenim Internet com a eina principal d’informació (entre cometes) i els mitjans son el contrast o l’evidència del que esbrinem.
    El teu bloc es una garantia però mai o serà al cent per cent i no per culpa teva.
    Algún dia abundarem sobre la “Teoría de los amos” d’un bon amic meu aberzale (que no altre cosa).
    Salut,

  20. Zorionak, Francesc-Marc. Hace mucho tiempo que te seguimos desde Nabarralde (www.nabarralde.com) y yo mismo (www.nabarra.blogspot.com) con mucho interés.
    Leí con mucho gusto tu trabajo “Entre la mentida i l’oblit”.
    Seguiremos en contacto.
    Besarkada handi bat.

  21. Joan Pujadas dice:

    Gracies i felicitats, per aquesta excel.lent iniciativa.
    M’ han agradat els principis en que es fonementen els vostres raonaments. Son nobles, valents i clar. Us seguiré habitualment.

  22. angel dice:

    Benviguda aquesta iniciativa. Les teves opinions m’han semblat sempre encertades. Fa molt que et segueixo en tertúlies i quan escrius a “La Vanguardia”. Enhorabona. A partir d’ara sóc un més d’aquesta família del Diari de la desconnexió.
    Una abraçada. Visca Catalunya.

  23. Toni dice:

    Felicitats per la iniciativa. El títol molt encertat, jo personalment fa temps que estic desconectant, és un procés natural, sense forçar absolutamrnt res. Gràcies

  24. Josep de la Fuente dice:

    Tens tota la meva confiança. Soc un seguidor de les teves opinions, m’agrada com les defenses, l’actitud és important. Ets dels pocs periodistes que em trasmeten confiança i credibilitat.

  25. Ramon Formiga dice:

    Gracies per la iniciativa. Soc un lector teu, mes dels teus llibres que de La Vanguardia, que no compro por -ser de quien es- i la traducció llastimosa dels articles. Podeu entregar els originals en català?. Tinc 59 anys, però em sento de la teva generació. Sempre he estat interessat en temes socials i polítics. Et desitjo molta sort i èxit en la nova empresa. Per descomptat que seguiré assíduament el teu blog.

  26. Xavier dice:

    Gràcies Francesc Marc pels articles que publiques en aquest bloc i que ajuden a la reflexió en aquests temps tan complicats i difícils.

  27. rodenc dice:

    Estic content de que tinguis un blog obert on et donguis a conèixer, et segueixo a les tertùlies de rac 1 i ets lo millor de la tertùlia. Gràcies per aquest regal. Bon 2014

  28. Lluís Feliu dice:

    Felicitats per l’iniciativa. Soc un seguidor habitual dels seus articles i tertulies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.