Durante mucho tiempo consideré -como mucha gente- que Jorge Fernández Díaz era un hombre razonable dentro del PP de Catalunya. Provenía del partido de Adolfo Suárez, no se apuntaba a la demagogia lingüística y, al lado de elementos como Vidal-Quadras, era alguien con quien siempre se podía hablar. Cuando fue nombrado ministro de Interior, lo felicité sinceramente, porque pensaba que podría hacerlo mucho mejor que algunos personajes nefastos de la etapa Aznar. A pesar de autoubicarse -desde su conversión- en posiciones ultraconservadoras en materia de creencias y moral, este hermano Fernández Díaz parecía mantener un pragmatismo lo bastante flexible, típico de muchos altos cargos de la desaparecida Unión de Centro Democrático. Hay que recordar que él fue el gobernador civil más joven de España en los años tempranos de la democracia.

Hoy, Fernández Díaz es un síntoma clamoroso de la falta de ideas en el Gobierno español. En rueda de prensa, ha dicho que Catalunya vive una “quiebra social, familiar” a causa del proceso soberanista. Para ilustrar su tesis, el ministro ha explicado que esta Navidad ha habido familias y amigos que han optado por no reunirse, porque la cuestión los divide -según parece- de una manera insoportable. Este argumento da risa y pone en evidencia la escasez intelectual y política de quien lo dice y de quien permite que se diga. Quizás un ministro debería soltar mensajes que no fueran propios de una barra de bar. Sobre todo cuando es clamoroso, en cambio, que la nueva ley de Gallardón sobre el aborto (muy del gusto del ministro catalán) sí divide abruptamente la sociedad española, de una manera que incluso han criticado algunas voces populares.

Vale la pena recordar que el ascenso de Jorge Fernández Díaz se debe a tres factores, ninguno de los cuales tiene que ver con un gran talento: la fidelidad total a Rajoy, el premio a mantener abierta la sucursal catalana del PP, y el guiño a la derecha ultracatólica, especialmente al Opus Dei, organización de la cual este dirigente popular es miembro. No será recordado ni como generador de ideas ni como líder inspirado de la derecha catalana españolista. Tampoco como ministro. Siempre ha ido haciendo lo que le han encargado y nada más. Con la gris lealtad de quien lleva siglos tocando la partitura de cada momento.

La credibilidad como ministro y como político de Jorge Fernández Díaz se hundió de manera espectacular a raíz de la chapucera operación de guerra sucia contra Artur Mas pocos días antes de las últimas elecciones catalanas. Entonces pasó de la mediocridad a la incompetencia. El diario El Mundo publicó un documento atribuido a la UDEF de la policía que depende del ministro y un sindicato de este mismo cuerpo salió a escena para reforzar la supuesta veracidad de lo que allí se decía, insinuaciones muy graves sobre la honorabilidad del president de Catalunya. Tiempo después de celebrados los comicios, y gracias a la información aportada por entidades bancarias extranjeras, Mas pudo probar la falsedad de las informaciones divulgadas por el rotativo de Madrid. El daño ya estaba hecho. En una posterior comparecencia parlamentaria, cuatro meses después de aquella maniobra, el ministro Fernández Díaz declaró tranquilamente que la policía no había sabido encontrar al autor del borrador de la UDEF y que, en todo caso, no se trataba de ningún papel oficial. Nada más. Una vergüenza institucional de las que hacen época.

Lo que habría sido motivo de cese inmediato en otros países democráticos aquí se toleró como se tolera en una república bananera. Por cierto, ni aquel día ni nunca, el grupo de CiU en el Congreso de los Diputados pidió -como era de recibo- la dimisión de Fernández Díaz. ¿Por qué? Sería interesante y sería imprescindible que Duran Lleida o el diputado Jordi Jané explicaran a todos los catalanes el motivo de esta actitud tan blanda. Estas incongruencias restan parte de autoridad a los convergentes cuando, en otros escenarios, utilizan mensajes llenos de frases bonitas que quieren conectar con las aspiraciones pacíficas de mucha gente. Josep Rull tiene mucho trabajo y debe hacerlo con urgencia, si quiere que Convergència sea una herramienta útil de verdad al president Mas.

Lo mejor que se puede decir de Fernández Díaz es que, a menudo, parece ejercer su actual cargo sin controlar todo lo que se mueve en su ministerio. Para entendernos, todo lo que contrario de lo que se decía del socialista Pérez Rubalcaba cuando hacía este mismo trabajo. El problema de Jorge Fernández Díaz no es ser hijo de un policía franquista -la vida de los padres no debe servir para juzgar a los hijos- ni su militancia en el integrismo católico. Su problema es que, cada vez que abre la boca, ilumina el drama del Gobierno Rajoy con una sinceridad tan involuntaria como higiénica para los ciudadanos, catalanes o no. En este sentido, escuchar sus argumentaciones sobre el polémico proyecto de ley de seguridad ciudadana enseña que el único valor que mueve de verdad a ciertas élites es el miedo. Miedo al futuro y miedo a la democracia. Fernández Díaz sólo es un pequeño síntoma de un mundo que se hunde, de un poder que no sabe diagnosticar lo que pasa y de una política vieja y hecha al margen de la gente.

Tagged with:
 

13 Responses to Fernández Díaz como síntoma

  1. Ramon Rovira dice:

    Es molt curtet, no mes que alguns altres ministres. Crec que no controla la policia i gaire be no controla res al seu Ministeri. Pero la seva actuació es un perill per la Democràcia.

  2. Miquel A. Ferrer dice:

    Excel.lent anàlisi d’aquest polític.
    Només afegiria uns trets sobre el seu caràcter: irós, que sovint perd els estreps, amb poca empatia, de diàleg difícil. Potser, producte de la seva íntima convicció de poc nivell intel·lectual i polític.

  3. Carles dice:

    Senzillament brillant, com la majoria d’articles d’en Francesc Marc Álvaro. Ets un valent, parles clar i cada dia ens agrades més. Desde Mollerussa, molts ànims i molta sort. En aquest país nostre, de vegades, ser valent està castigat, ja comencem a estar canssats de mitjes tintes i mediocritats, és per això, que aquest bloc és una bocana d’aire fresc.
    Moltes gràcies i molts ànims.

    Carles.

  4. Marc dice:

    Excel.lent article, ben comentat i, no és menys important, sense paraules insultants.

    La informació es pot entendre fàcilment i és, a més, amè de llegir.

    Prometo guardar-lo i conservar-lo als meus preferits.

    A reveure!!

  5. Carles Prat dice:

    Tot un retrat del que és el PP, mitjanies intel·lectuals, que tenen majoria parlamentaria, el que diu molt del nivell dels votants, i que volen manar de manera agressiva i dictatorial, res el franquisme.

  6. Es el retrat perfecte de un inepte que ha tingut i te carrecs en la politica emparant-se amb els seus amics franquistes com ell

  7. Raimon dice:

    Hi ha diverses exemples de ministres com aquest. El “progre” Gallardon que aspira a ser president i farà el que calgui per acontentar l’extrema dreta, la Mato que no serveix res més que per festes privades a cost “zero”, el fatxenda del Montoro amb la seva prepotència i veu gangosa, el Wert i el seu menyspreu per tot el que no sigui castellà…
    Aznar i Rouco tenen encara molta força en aquest PP al que li queden dos anys de patiment.

  8. M.Rosa dice:

    Magnific article!. Com diu Manolo Milian Mestres tots els que venien de la UCD eren de la branca franquista que duran un temps va estar calladets però ara que son majoria s’ han fet els amos i els patirem.

  9. Jesus Sánchez dice:

    El gran drama d’Espanya, des del punt de vista estrictament polític és que les enquestes ENCARA donen la majoria a un partit que no ha complert res del seu programa electoral, i té uns problemes molt greus de corrupció.
    A quin país “avançat” es podria donar aquesta situació?
    Parlem clar, el sistema polític espanyol és un reflexe de la societat actual. A CAT, tenim un sistema de partits diferents, però en alguns aspectes també sóm ‘espanyols’.
    Independència per canviar-ho, tot, per donar exemple a Europa de com es pot fer servir la política pet ferlansocietat més justa i lliure.

  10. rodenc dice:

    Res a dir, totalment d’acord

  11. Pau lo Blanc dice:

    Li felicito pel seu article sr. Álvaro. Res més ajustat a la realitat que el seu anàlisis de la mediocritat i incompetència del sr. Fernández Díaz. Deixi’m dir-li de tota manera que els problemes que vostè menciona no els té ell, els tenim nosaltres, el poble, que som qui patim les embranzides d’incapacitat d’aquesta classe política. Fernández Díaz NO és un petit símptoma d’un món que s’enfonsa, es un membre actiu i «vivant» del lobby polític català i espanyol, reflex fefaent d’aquesta manera de fer política, inepta i ineficaç en la gestió pública, impulsora del clientelisme fins el paroxisme i sempre còmplice amb els poders fàctics. Una classe política que ens ha abandonat a la nostra sort ja fa temps, enfonsant-nos i enganyant-nos com a ceballots al llarg dels últims vint anys.

  12. […] “Aquest argument fa riure i posa en evidència la migradesa intel.lectual i política de qui el diu i de qui el deixa dir. Potser un ministre hauria d’amollar missatges que no fossin propis d’una barra de bar. Sobretot quan és clamorós, en canvi, que la nova llei de Gallardón sobre l’avortament (molt del gust del ministre català) sí divideix abruptament la societat espanyola, d’una manera que fins i tot han criticat algunes veus populars”, afirma el periodista. […]

  13. Rafa- dice:

    Fernandez Diaz no es mas que el mea pilas del gobierno Rajoy. A los que nos consideramos católicos nos produce vergüenza ajena.Cómo se puede ir por la vida con tan poca dignidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Respongui aquesta pregunta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.